Estudian el comportamiento de las nubes en el sistema climático de la Antártida

La Doctora Penny Rowe, académica de la Facultad de Ciencia de la U. de Santiago se adjudicó un proyecto Fondecyt Regular 2016 (1151034), con el cual podrá realizar una caracterización de las nubes bajas que están presentes sobre la península antártica y determinar su rol en el calentamiento que presenta esta zona.

Por Paula Godoy Bolados
 
La Península Antártica es uno de los lugares de calentamiento más rápidos del planeta, y sus efectos se manifiestan en escala global. Ante este panorama, la investigación “Caracterización de nubes bajas sobre la Península Antártica y la capa de hielo de la Antártida occidental”, de la Dra. Penny Rowe, busca comprender cuáles son las razones de este fenómeno y qué función juegan las nubes en este proceso.
 
Para tales efectos, la Dra. Rowe operará un dron que cargará los instrumentos necesarios que medirán la temperatura, humedad y algunas propiedades de la atmósfera y las nubes de baja altura en la estación Escudero, ubicada en la Isla Jorge, del Instituto Antártico Chileno y donde La Universidad de Santiago cuenta con su propia plataforma de investigación.
 
“Las nubes pueden tener un efecto de enfriamiento, debido a que reflejan la luz del sol, pero también tienen un efecto de calentamiento, debido a que pueden atrapar la energía infrarroja de la misma manera que los gases de efecto invernadero”, explica la académica.
 
El efecto y magnitud que poseen las nubes depende de la época del año y de las propiedades de estas, sin embargo, las propiedades de las nubes no son bien conocidas en esta región remota, por lo que las nuevas mediciones son muy útiles según afirma la académica.
 
El estudio se prolongará por tres años, en los que la Dra. Rowe asumirá un gran desafío por tratarse de una zona que se presentan condiciones climáticas hostiles. 
 
“Hacer investigación en la Antártida puede ser muy difícil. Los vientos en la isla Rey Jorge son a veces superiores a los 100 km por hora, y el dron puede ser susceptible a la formación de hielo, al volar a través de la nube. Por lo tanto, será importante prestar mucha atención a las condiciones climáticas”, comenta.
 
En el desarrollo de la investigación la académica espera conocer y caracterizar una gran cantidad de nubes con parte líquida y hielo, y con ello, determinar los efectos de
calentamiento y enfriamiento de las nubes. Asimismo, espera aportar a los estudios que se realizan a nivel mundial con respecto a la preocupación del calentamiento global.
 
Agregando que “este trabajo va a mejorar nuestra comprensión del cambio climático en la Península Antártida. El cambio climático en la Península ha provocado la pérdida de plataformas de hielo, acelerado el retiro y derretimiento de glaciares. Esta agua proveniente del deshielo, a su vez aumenta el nivel del mar, y puede además afectar la circulación oceánica”, afirma.